Seguidores

viernes, 25 de febrero de 2011

UN PARTIDO MUY ANIMADO

BUTCH:
Coloco los platos con los ganchitos en la mesa frente al sofá. Voy poniendo la televisión y sintonizando el canal; no veo la hora de que empiece el partido. Oigo a V trastear en la cocina buscando las cervezas. Me río y me siento en el sofá.
- ¡¡Hermano!!¡¡ Va a empezar ya!!
Le grito le veo aparecer con las latas de cerveza y me incorporo para dejarle sitio.
- ¿Preparado para machacar a los Yankees? - sonrío. El partido comienza y me llevo el plato de las patatas conmigo.

VISHOUS:
Me siento en el sofá junto a Butch. Nervioso, pongo las latas de cerveza encima de la mesa y acto seguido empiezo una.
- Oh, colega... ¡como vuelvan a perder te juro que voy allí y les pateo el culo a cada uno de ellos! ¡Malditos Yankees!
Nos reímos mientras nos tragamos los últimos anuncios que preceden a nuestro ansiado partido. Justo entonces me acuerdo de algo.
- ¡Santa mierda!
Exclamo mientras me pongo de pie deprisa, y me dirijo corriendo hacia mi habitación. Escucho a Butch preguntarme qué carajos me pasa ahora. Es entonces cuando vuelvo con dos de nuestras gorras favoritas del equipo. Las que siempre que nos las ponemos, ganan el partido.
-¡Tío, estaba tan nervioso que se me había olvidado lo más importante!
Le ofrezco la suya para que se la ponga, mientras me coloco la mía. Le observo unos instantes y comienzo a reírme de repente. El me observa como si me hubiera vuelto loco.
- ¿Te has dado cuenta de que la B de Boston te queda que ni pintada por la B de Butch? ¡Era tú destino ser de este equipo!

BUTCH:
Frunzo el ceño cuando le veo levantarse otra vez e ir hacia la habitación. Le grito que qué hace ahora y cuando le veo aparecer con las gorras de la suerte, empiezo a reírme. Cojo la mía dándole las gracias y le contesto.
- Ya ves, hermano - me pongo la gorra - me viene que ni pintada - sonrío y cojo mi cerveza - por un gran partido y una gran victoria - chocamos las latas y bebemos.
El partido empieza con los Red lanzando. El pitcher del equipo hace su lanzamiento estrella y vemos cómo el yankee lo lanza y empiezo a gritar.
- ¡¡Venga!! ¡¡Pero coger la puta bola!!
V se levanta y empieza a maldecir cuando ve al jugador de los Yankees corriendo base tras base. Finalmente, los Red pillan la bola y el otro equipo no consigue hacer carrera de momento.
-¡¡ Joder!! Como sigan así no ganamos - digo sentándome de nuevo - ¿tú estás seguro que has cogido las gorras de la suerte?
Oigo a V que dice "que siiii" y riéndome le contesto:
- Es que como tenemos cinco mínimo cada uno...

VISHOUS:
Pongo los brazos en jarra y me quedo pensativo. Finalmente, aún a riesgo de parecer idiota me quito la gorra para mirar en su interior y cerciorarme. Porque con los Red no se bromea.
- Es está - digo todo serio, provocando una carcajada a mi compañero. Nos volvemos a centar, y el partido continúa.
Ahora es el turno de lanzar de los Yankees. David Robertson lanza y ambos cruzamos los dedos.
- Este tío será dura de pelar.... - Por suerte, es el turno de David Ortiz para batear. - ¡Vamos Big Papi! Si alguien puede ese eres tú!
Estoy muy metido en el partido. Bebo por inercia, sin darme cuenta realmente de lo que estoy haciendo o diciendo. Robertson lanza...strike 1... Vuelve a lanzar.....bola nula...otra vez y... Ortiz le da con todas sus fuerzas...que no son pocas, mandando la bola muy lejos...haciendo un señor home run.
- ¡Sí! - gritamos a la vez Butch y yo, nos levantamos como impulsados por un muelle invisible y chocamos las manos - Esta jugada ha sido buena, Joder! este tío pasará a la historia!

BUTCH:
Cuando David Ortiz hace un home run como una catedral, V y yo pegamos un grito y casi tiramos la cerveza por la mesa. Chocamos las manos y contesto a V.
- Este tío ya está en la historia!! - bebo un sorbo de la cerveza, que ya no me queda casi - Voy a por más cerveza, antes de que sigan.
Me echo una carrera a la cocina y sin perder más tiempo, cojo dos latas y voy de nuevo al salón. Cuando llego, Josh Beckett está preparado para lanzar la bola al bateador yankee.
- Deberíamos comprar una nevera portátil - me quejo dándole la cerveza - éste la pifia, ya verás - digo señalando al bateador de los Yankees, Jorge Posada - ha tenido unas cuantas a lo largo de la temporada, así que... - bebo de mi cerveza y me restriego las manos esperando el lanzamiento.

VISHOUS:
Afirmo con la cabeza, dándole la razón y, tras una perfecta tirada de Josh, el bateador yankee falla todos sus tiros, a lo que Butch y yo reaccionamos haciendo un gesto con el dedo de en medio de nuestras manos libres.
- ¡Toma! ¡Chúpate esa!
El partido va avanzando, y cada vez está más y más reñida la cosa. B y yo hemos dejado un buen montoncito de latas de cerveza vacías no solo por la mesa, si no ya por el suelo, y estamos dando buena cuenta de las patatas y ganchitos. El nerviosismo hace que me las trague de dos en dos y más, y que cada vez que un jugador de mi equipo falla me atragante. Por fin llega la tan esperada última jugada. Butch y yo nos miramos, serios.
- Butch tío... es la definitiva...si falla... - niego con la cabeza - No puede fallar...Tenemos que ganar este partido como sea - Le digo a la televisión.


BUTCH:
V y yo nos miramos serios; aquí está el partido., la jugada más importante del año. Intento sentarme, pero no puedo y empiezo a dar vueltas mientras veo cómo Hermida se coloca en posición y empieza a mover el bate. Cierro los ojos y cuando oigo al comentarista que el de los Yankees ya lanza, los abro y veo el tiro que hace Jeremy Hermida. Abro los ojos como platos al ver que hace un gran slam, o sea un home run de tres jugadores. Me pongo como loco y empiezo a correr por el salón.
- SIIIII - voy gritando - tomaaaa!! Jodeos yankees!!
Me pongo enfrente de la pantalla alzando los brazos y me abrazo a V saltando.
- ¡¡Joder!!¡¡ Qué subidón de adrenalina!!
Cojo mi cerveza y empiezo a beber; estoy seco después de mis gritos. V sigue celebrándolo y le digo sonriendo.
- Como vengan Jane y Marissa - le señalo - nos graban y lo cuelgan en internet, solo digo eso - me río.

VISHOUS:
- La gorra hermano, nunca falla! - grito de alegría mientras hago el baile de la victoria enfrente del televisor, riéndome. - Eso no lo digas ni en broma! Escúchame bien, nadie más que tú tiene el privilegio de verme así - le digo mientras le guiño un ojo. - Lo que pasa en un partido de los Red, se queda aquí.
Abro una última lata de cerveza y ambos brindamos.
- ¡Por los Red Sox!¡ Y por nuestras hembras!

BUTCH:
Me río al escucharle decir que soy el único que tiene el privilegio de verle así de eufórico. Cojo la última lata de cerveza que me tiende y escucho su brindis. Chocamos las cervezas y les damos un buen trago. Cuando dejo la lata en la mesa, miro todo el percal que tenemos montado.
- Puuufff ¿tanto hemos bebido? - arqueo una ceja observando las latas en la mesa. Habrá como unas seis o siete latas - será mejor que lo vayamos recogiendo, porque como lo vean así... - silbo y empiezo a coger las latas vacías para llevarlas a la basura.
Cuando vuelvo, veo a V que apura los últimos ganchitos. Sacudo la cabeza riéndome y le digo.
- Eres un pozo sin fondo hermano - le palmeo la espalda y me siento en el sofá - oye tío, a ver cuando nos animamos y vamos a ver un partido en directo - me quito la gorra y la miro.

VISHOUS:
Termino con todo, ganchitos y cerveza, y tras ayudarle a limpiar, me siento a su lado.
- ¿En serio te atreverías a ir conmigo a uno en directo? - comienzo a reírme - Tú y yo seríamos un peligro, hermano. Mas les valdría que ganasen...porque si no, o una de dos: o matamos a los miembros del equipo contrario, o al del nuestro propio... - Me quedo un rato repantigado en el sofá, exhausto de tanta emoción.
-Bueno, bueno, si no te conociera diría que me estás pidiendo una cita.- Suelto una carcajada, y más cuando Butch me pega un puñetazo en el hombro. - Oh! mi pequeño poli! Estás hecho todo un romanticón... - Alzo las manos para evitar otro de sus derechazos.

BUTCH:
- Pero qué ganso puedes llegar a ser - digo riendo y dándole un capón - me voy a dar una ducha antes de que empieces a meterme mano.
Suelto una carcajada y V se levanta y empieza a perseguirme diciéndome cosas como: "vamos cariño, no huyas de mí". No paro de reírme y me doy la vuelta, intentando parecer serio y le digo señalándole.
- No V, lo nuestro acabó hace mucho - nos miramos fijamente y soltamos una carcajada conjunta - ¡Me voy a duchar, perillitas!
Me dirijo hacia el baño mientras V se sienta y sigue viendo la tele, recuperándose de la emoción del partido.

FIN DE ESCENA ALTERNATIVA

1 comentario:

Adela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.